El convoy afectado, cargado de Estireno Monómero Estabilizado, un derivado del petróleo muy utilizado en la industria del plástico, fue remolcado ayer hasta la estación de Pla de Vilanoveta, situada a las afueras de la ciudad, para proceder a las tareas de trasvase del contenido, que finalmente se llevará a cabo esta mañana.

Ayer, los Bomberos de la Generalitat liberaron la presión de la carga del vagón y se retiraron, aunque durante toda la noche una patrulla del gestor de infraestructuras Adif se ha encargado de vigilar el tren.

La alerta del Transcat, el plan especial de emergencias en el transporte de mercancías peligrosas de Cataluña, se mantendrá activada hasta que se vacíe el vagón con el líquido inflamable y no haya riesgo en la estación.

En un primer momento, la Generalitat activó la fase de emergencia del Transcat, aunque una vez que el tren fue trasladado hasta la estación de Pla de Vilanoveta rebajó la emergencia a fase de alerta.

La fuga obligó a desalojar y a interrumpir el tráfico ferroviario durante cerca de dos horas en la estación de Lleida-Pirineus, que reabrió sus puertas y fue recuperando la normalidad a partir de las 20.30 horas.

Seis dotaciones de los Bomberos de la Generalitat, entre ellos un furgón de riesgo químico, se desplazaron hasta la estación para tratar de controlar el escape.

Allí trabajaron también varias dotaciones de los Mossos d’Esquadra y de la policía local, que acordonaron el edificio y establecieron un perímetro de seguridad para evitar que nadie se acercara a la estación.

Fuente: ABC.es

Pin It on Pinterest