Un total de 20 de bomberos de la Diputación de Teruel ha participado este viernes en un simulacro de accidente en el que se han visto implicado dos turismos y un camión cisterna con un líquido corrosivo. Esta actividad tiene como objetivo poner en práctica los conocimientos teóricos adquiridos sobre incidentes con mercancías peligrosas.

Un accidente de tráfico en el que están involucrados dos turismos, un camión cisterna que transporta mercancías peligrosas y una persona atrapada en uno de los vehículos. Cuarenta y cinco minutos por delante para poner en marcha el dispositivo de emergencias para poner en práctica las técnicas de intervención en accidentes con mercancías peligrosas. Este ha sido el simulacro que han llevado a cabo este viernes 20 bomberos de la Diputación Provincial de Teruel (DPT) y que tenía como objetivo poner en práctica la teoría adquirida durante toda la semana en un curso sobre actuación en sucesos de tráfico con mercancías peligrosas.

Francisco Daganzo, instructor del curso, ha explicado que “no se sabe, hasta el final, el número de efectivos que serán necesarios en esta intervención”, y ha matizado que desde el puesto de mando de los bomberos, y una vez que se ha analizado la situación, demandan los dispositivos materiales y personales que necesitan. Asimismo, ha explicado que para una intervención de estas características “se precisan horas aunque, al ser un simulacro, se comprime la actuación en 45 minutos”.

Los bomberos que han participado en este simulacro han contado con la colaboración, para poner en marcha el dispositivo de emergencias, de la Policía Local de Teruel y varios miembros de la Agrupación de Protección Civil, además de una Uvi móvil del 061 y un helicóptero del 112.

El diputado provincial del Servicio de Prevención de Incendios, Francisco Narro, que ha estado presente durante la simulación del accidente, ha destacado la formación como algo fundamental para que los bomberos mantengan sus conocimientos frescos y aprendan nuevas técnicas de intervención.

Asimismo, Narro ha recordado que por la A-23 pasan muchos vehículos pesados transportando mercancías peligrosas y los bomberos tienen que estar preparados para intervenir en este tipo de sucesos, “y no hay que olvidar que la provincia de Teruel es muy extensa y tiene que estar preparados para lo que pueda suceder”.

Narro ha recordado que la DPT adquirió el pasado año un remolque para intervenciones en la que se estuvieran implicadas sustancias químicas y unos trajes de buzos para poder actuar. Por ese motivo, este año “se ha considerado necesaria la preparación y formación de los bomberos en este tipo de accidentes sobre el terreno”.

Curso

El curso ha tenido una duración de 35 horas distribuidas en 24 horas teóricas en el aula y 11 de prácticas. En cuanto a la metodología, se ha utilizado una enseñanza expositiva, activa y socializada a través de la realización de ejercicios, prácticas y el simulacro que ha tenido lugar este viernes.

Francisco Narro ha comentado que el mismo curso, en el que han participados bomberos de los parques de Teruel y Calamocha, se repetirá a partir del 5 de noviembre en Alcañiz “para que lo puedan hacer todos los bomberos de la provincia”.

Aragon Digital

Pin It on Pinterest