Los precios medios de la gasolina y el gasóleo en España han registrado un leve descenso en los primeros días de este mes de agosto, al reducirse en un 0,15 por ciento y en un 0,23 por ciento, respectivamente. A pesar de ello, la gasolina se ha encarecido desde principios del mes de julio de este año un 3,44 por ciento, y el litro se comercializa a un precio medio de 1,354 euros, de acuerdo con las estadísticas oficiales del Boletín Petrolero que elabora la Unión Europea (UE)

Si se comparan las cifras con respecto a las registradas en la mismas fechas de hace justamente un año, el precio medio del litro de gasolina se ha incrementado un 15,92 por ciento, lo que equivale a decir que llenar un depósito con capacidad para 55 litros le cuesta al automovilista 74,5 euros, algo más de diez euros por encima de lo que tenía que sufragar en el mes de agosto de 2010. Caro para el consumidor Por su parte, el gasóleo se comercializa en estos momentos a un precio medio de 1,28 euros, lo que supone un 3,06 por ciento más que a comienzos del mes de julio, y un 18,5 por ciento más aproximadamente que en agosto de 2010. De esta manera, llenar un depósito de 55 litros de gasóleo supone un coste para el consumidor de 70,5 euros, alrededor de 11 euros más que en las mismas fechas del pasado año, según cálculos de Efe. De acuerdo con los datos del Boletín Petrolero, la reciente bajada de precios ha provocado que el de la gasolina sea ahora un 1,96 por ciento inferior al registrado el pasado 5 de mayo, fecha en la que alcanzó el récord de 1,381 euros. Por su parte, el gasóleo se encuentra un 3,69 por ciento por debajo del máximo que alcanzó a mediados de julio de 2008, cuando llegó a los 1,329 euros por litro. Cotización e impuestos Aunque influye, el precio de estos combustibles no tiene relación directa con la cotización del barril de petróleo, ya que dependen en gran medida de la cotización de la gasolina y del gasóleo en los mercados del por mayor del Mar Mediterráneo y del noreste de Europa. También está vinculado, y mucho, con los impuestos fijados por los distintos Estados, ya que dichos tributos representan alrededor de la mitad del precio final que pagan los consumidores en las gasolineras. Los carburantes son algo más baratos en España que en la media de la Unión Europea y de la zona euro. La gasolina sin plomo de 95 octanos cuesta en la UE una media de 1,525 euros por litro, y en la zona euro se paga a 1,544 euros el litro. El precio del gasóleo de automoción, por su parte, es, por su parte, de 1,388 euros en la UE, y de 1,370 euros en la zona del euro, según los datos del boletín europeo.

Fuente: Larazon.es

Pin It on Pinterest