La Diputación foral de Bizkaia abrirá al tráfico la Variante Sur Metropolitana este sábado, después de cuatro años de trabajo y una inversión cercana a los 900 millones de euros. Los días 10, 11, 12 y 13 la nueva carretera estará abierta en período de pruebas y de forma gratuita, pero a partir del miércoles, día 14, se cobrarán los peajes establecidos.

   Estos peajes se cobrarán en cinco tramos y tres categorías, con precios diferentes en función de horas y días y según se trate de turismos o vehículos pesados, mientras que de las doce de la noche a las seis de la mañana, el paso por esta carretera será gratuito.

   De este modo, en el caso de los vehículos ligeros, los precios oscilan entre 1,08 euros en toda la Variante y los 0,43 céntimos entre peaje de Trapagarán y Cadagua y entre Cadagua y Larraskitu en días laborables. En el caso de sábados y festivos, el tramo más barato será entre Trapagarán y Cadagua, y Cadagua y Larraskitu, con 0,22 céntimos.

   Para los vehículos pesados I, los precios se mueven entre los 5,98 euros de todo el tramo y los 2,49 euros del tramo entre Traparagán y Cadagua, y entre Cadagua y Larraskitu. Por último, para los vehículos pesados II, se mueve entre los 6,74 euros de todo el tramo y los 2,81 euros del tramo Trapagarán-Cadagua, Cadagua-Larraskitu.

   En la presentación de la nueva infraestructura han estado presentes el diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, la titular vizcaína de Obras Públicas y Transportes, Itziar Garamendi, la presidenta de Juntas Generales de Bizkaia, Ana Magariaga, y los alcaldes de algunos de los municipios por los que pasa la infraestructura.

   Bilbao ha afirmado durante su intervención que no se trata de una «inauguración», sino de la presentación de unas obras en las se han invertido unos 900 millones de euros y en las que han intervenido 58 empresas, «la mayoría de ellas vizcaínas».

   El diputado general, que ha «tenido un recuerdo especial» para dos trabajadores que perdieron la vida en accidente laboral durante la construcción de la llamada ‘Supersur’, ha agradecido a los alcaldes y a los municipios por los que pasa esta vía su «colaboración institucional» y su comprensión ante las «molestias que hemos podido causar estos años».

   Según ha dicho, la autopista «va a ser abierta al tráfico el próximo sábado a las seis de la mañana» y a partir del miércoles 14 se cobrarán peajes.

SEGURIDAD

   En relación a por qué no se ha abierto con anterioridad, Bilbao ha dicho que «desde la Diputación hemos querido que la apertura al tráfico sea con todas las condiciones de seguridad», a la vez que se «estaba esperando el dictamen de la Comisión Europea para la autorización definitiva del régimen de peajes». En este sentido, ha indicado que «han pasado ya cuatro meses desde que la Diputación se dirigió a la Comisión Europea para solicitar esa autorización, el silencio administrativo es positivo y ya se puede poner en marcha el sistema de peajes».

   Por su parte, Garamendi ha explicado que la Variante se ha construido para dar una «alternativa» a la autopista A-8 en el área metropolitana de Bilbao. Según ha señalado, la A-8 se diseñó como una vía de gran capacidad para dar respuesta tanto a las necesidades de movilidad de largo recorrido (Cantabria y Gipuzkoa), como de corto recorrido (Bilbao metropolitano), pero «la saturación que registra desde hace años, hacía imprescindible la construcción de un desdoblamiento de la misma».

   Por ello, la Variante Sur Metropolitana está destinada a acoger los tráficos de largo recorrido, para quienes quieren atravesar, salir o entrar a Bizkaia de forma rápida y segura, sin tener que pasar por la A-8 en el tramo urbano de Bilbao. También permitirá «alejar de zonas habitadas los tráficos de materias peligrosas, reducirá el paso de vehículos en entornos urbanos y ayudará a disminuir la emisión de gases a la atmósfera».

    La Variante tiene un tronco de tres carriles por sentido y una longitud de 17,8 kilómetros, de los cuales, la mitad se han construido bajo túneles.

«DIFÍCIL OROGRAFÍA»

   Para superar la «difícil orografía del entorno» y evitar en todo lo posible el impacto medioambiental y visual de la nueva carretera», se han construido cinco túneles, todos ellos dobles: Argalario (2.150 metros), Mesperuza (708 metros), Santa Águeda (2.030 metros), Arraiz (2.273 metros) y Larraskitu (965 metros).

   Junto al tronco ha sido necesario realizar cuatro enlaces nuevos: Ortuella – Portugalete – Trapaga (A-8, BI-3747, BI-3748, BI-3749), Galindo (Eje Ballonti), Kastrexana (BI-636/Corredor Cadagua) y Larraskitu – Buia (A-8, AP-68, BI-613/Miraflores).

   En conjunto, la realización de los viales y los enlaces de la variante han exigido la construcción de: 21 viaductos, cinco túneles dobles, dos falsos túneles, cuatro pasos inferiores, tres pasos superiores, se han modificación once pasos superiores e inferiores existentes y se ha construido una pasarela peatonal para conectar los bidegorris de la Margen Izquierda con los de la Zona Minera.

TÚNELES

   Las instalaciones de los túneles han supuesto, según ha dicho, un «capítulo especial» durante la fase de construcción por la importancia que estos elementos tienen en la Variante y las complejas medidas de seguridad que requieren.

   Además, la iluminación, sistemas eléctricos, mecánicos, controles de tráfico, comunicación de datos e imágenes, postes SOS, instalaciones contra incendios, agua, ventilación, galerías de emergencia y revestimientos de los túneles han exigido una inversión cercana a los 90 millones de euros. Todos estos elementos han sido enseñados en una visita en la que también han estado presentes Garamendi, Bilbao y varios alcaldes.

   Garamendi ha indicado que para fijar los peajes se han establecido   cinco tramos, tres categorías y precios diferentes en función de las horas y los días (festivos y laborables). Los tramos son: Gallarta-Cadagua, Gallarta-Larraskitu, Trapaga-Cadagua; Trapaga-Larraskitu y Cadagua-Larraskitu. Las categorías son vehículos ligeros, vehículos pesados I y vehículos pesados II y en los relativo a horarios, la Variante será gratuita para todos los vehículos durante la noche. En los días festivos, los vehículos ligeros tendrán un peaje reducido en un 50 por ciento, aproximadamente.

   Con la puesta en funcionamiento de la Variante entrará en vigor la limitación del tráfico de vehículos pesados y mercancías peligrosas en el área urbana de Bilbao, entre el enlace de la A-8 con el Corredor del Cadagua y el enlace de Larraskitu, es decir, a la altura de los barrios de Sabino Arana, Basurto, Rekalde, Zorroza, Lezeaga y Bentazarra.

   Esta limitación responde a la necesidad de mejorar la seguridad de quienes viven en ese entorno, de ayudar a que el transporte público funcione con agilidad y de facilitar las entradas y las salidas de la ciudad en un entorno crítico para la accesibilidad y la movilidad del área metropolitana de Bilbao, además de eliminar ruidos y molestias a quienes viven cerca de la autopista. La alternativa gratuita a los tráficos pesados y peligrosos que circulan en la actualidad por esos barrios es el Corredor del Txorierri.

   Esta limitación no es de aplicación para los vehículos pesados que han de entrar o salir de Bilbao a través los actuales accesos de San Mamés, Zabalburu o Miribilla.

   Durante la citada visita, Garamendi ha indicado que la apertura de esta vía va a suponer la retirada de 9.400 camiones y 14.300 coches cada día de la A-8.

   La titular de Obras Públicas y Transportes ha dicho también que la siguiente fase de la Variante Sur Metropolitana será la conexión de Larraskitu con la AP-68 en Venta Alta, pero que aún no hay fecha para ello.

Pin It on Pinterest