Valencia, 9 ene (EFE).- Investigadores del Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) están desarrollando envases de plástico resistentes a barnices, pinturas y disolventes que eviten las posibles fugas en los recipientes de este material y optimicen así su transporte y almacenamiento.

El proyecto, en el que colabora el Instituto Tecnológico del Mueble, Madera, Embalaje y Afines (AIDIMA), trata de asegurar la compatibilidad química entre los envases de plástico y las pinturas, disolventes y barnices que contengan, muy utilizados por la industria del mueble y la madera, según han explicado en un comunicado fuentes de AIMPLAS.

El estudio servirá de base para generar proyectos concretos con empresas del sector del mueble, la madera y afines, enfocados a la optimización del diseño y la selección de los materiales plásticos ideales para el transporte de estos productos químicos.

La iniciativa permitirá a cada empresa seleccionar el envase idóneo para mejorar su sistema de distribución, minimizando las reclamaciones y aumentando su competitividad, ya que se evitarán las reclamaciones por pérdida de producto.

El proyecto también tiene como objetivo realizar los ensayos para familias de productos y de una manera más rápida y efectiva, con lo que se abarata del coste de los ensayos para las empresas, según las fuentes.

El estudio se enmarca en el programa del Instituto de la Pequeña y Mediana Industria de la Generalitat Valenciana (IMPIVA) de cooperación en I+D entre centros tecnológicos, y está cofinanciado por la Unión Europea, a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

El programa se desarrolla gracias a la sinergia entre el Laboratorio de Envase de AIMPLAS y el Laboratorio de Mercancías Peligrosas del Departamento de Embalaje y Transporte de Mercancías de AIDIMA. EFE

Fuente: abc.es

Pin It on Pinterest